maikoo-con-perroEn este artículo, se pretende dar a conocer, el trato que se les da en Japón, a las mascotas en general y particularmente a los perros. Hace poco tiempo navegando por una red social, he podido leer ciertas informaciones (a mi entender erróneas), sobre el trato y uso que se les da a los perros en Japón. al leer estas informaciones erroneas en la red, me invadió una triste sensación, ¡pensé! que la falta de conocimientos, puede causar mucho daño y una información erronea en internet, redes sociales, etc, puede llevar a muchas personas, a creer cualquier información. Dado que tengo vínculos con Nihon (Japón), relación con nihon-jin (japoneses), con amigos (españoles) que viven allí, conozco ciertos aspectos de la cultura japonesa y hace algunos años pude visitar este maravilloso país, viviendo de primera mano la armonía, respeto y vínculo de los japoneses, hacia todo referente a la naturaleza y por extensión, al mundo animal. Dicho esto, me veo en buena posición y obligación moral de demostrar con este artículo, el respeto que se les tiene a las mascotas en Japón. Por supuesto mi intención no es ofender a nadie, pero si es mostrar y dar a conocer un poco más lo que ocurre con los “perros de Japón”

Para ello cuento con la inestimable ayuda (desde aquí, les doy las gracias) de mis amigos, Naoko Matsuo y Daniel Mora del blog “Yokoso Valencia”, que junto a mí, reunieron información para llevar a cabo este artículo. ¡Espero que lo disfrutéis! como yo, lo he disfrutado y conozcáis, un poquito de lo mucho que este país, puede ofrecer.

NIHON NO INU (PERROS DE JAPÓN)

El Perro (“Inu”, como se dice en japonés) en la cultura Japonesa, goza de un tremendo aprecio y respeto, debido (como en otras muchas culturas) a su fuerza, valor y lealtad, virtudes que en Japón son muy admiradas (incluso, hoy en día), haciendo referencias a leyendas, cuentos e historias verdaderas como por ejemplo, el legado del 5º Shogun Tokugawa (1646 – 1709), que se le apodaba “Perro Shogun” o “Samurai de los Perros” por haber creado leyes de protección hacia los animales y en especial a los perros, ordenando a los Daimyo (Señores feudales), cooperación entre ellos para construir y mantener asilos para perros callejeros en Japón. Siempre han tenido presente la protección hacia sus perros, incluso existe una armadura de perro (expuesta en un museo británico), única, (no se conoce otras referencias), que data de entre 1800-1850 d.c. y hecha para el perro de un Samurai de alto rango o un Daimyo (señor feudal) hacia mediados del final del periodo Edo (mediados de siglo XVIII a mediados del siglo XIX) y que al parecer, nunca fue utilizada en batalla, pero si en ceremonias, desfiles y actos oficiales. Los japoneses, veneran a los perros, en el Sintoísmo (religión mayoritaria en Japón) el respeto a los animales, es enorme, tienen la creencia de que son mensajeros de los dioses y protectores contra malos espíritus, uno de los ejemplos, son los “Koma-inu”, “Perros Protectores” (de hecho tengo dos figuras en mi propia casa, que me regalaron unos amigos), se suelen ver representados como estatuas, en las entradas de los templos, santuarios y puertas de las casa, otorgándoles un papel protector contra malos espíritus.

Ya que hablamos de figuras, esculturas y estatuas, una de las más conocidas, es la de Saigo Takamori (El último Samurai verdadero 1828-1877) está hecha en bronce y se encuentra en el Parque Ueno en Tokyo y en ella está vestido con indumentaria tradicional paseando a su perro (un Shiba-inu). Saigo Takamori, fue y es, una personalidad dentro y fuera de Japón, debido a que lideró la “Rebelión Satsuma”, que fue el último conflicto en el que intervinieron los Samurai y su historia fue relatada recientemente en el cine, como “El Último Samurai”, ya que Saigo Takamori es considerado, como el último Samurai verdadero de la historia, en Japón.

Otra historia reciente del siglo XX, que fue llevada al cine, es la de Hachikoo (Akita), que impactó tanto en la sociedad japonesa, que en 1934 se erigió una estatua de bronce en su honor en la estación de Shibuya (en el propio acto, se encontraba presente, el mismo Hachiko), hay varias estatuas en distintos puntos de Japón en referencia al “perro fiel” y se han rodado varias películas sobre él (versiones japonesa y americana). Todos los 8 de marzo se conmemora la figura de Hachiko, en la plaza de la estación de tren de Shibuya. Los japoneses les tienen tanto aprecio a sus perros, dentro del seno familiar, que llegan a ser un miembro importante de la familia y en sus nombres se demuestra este hecho, incluso otorgándoles sufijos de respeto, utilizados en personas, como “chan” (para niños), “kun” (para jovenes), “san” ( respeto, señor/ra) o “sama” (mucho respeto, alguien muy importante) y como ejemplo de su uso, una de mis perritas que tiene siete años, se llama “Mariko-san” (Sra. Mariko). Existen varias razas de perros de origen japonés, para los japoneses, las razas caninas originadas en Japón, son un orgullo, los nombres de las razas suelen ser el de las zonas originarias de cada raza y el sufijo “inu” que suelen llevar casi todas las razas de origen japones, significa perro. Dichas razas son presentadas aquí, por orden alfabético.

AKITA-INU.

El Akita, Akita-inu o Akita-ken, es llamado así por la prefectura de Akita, donde se cree que tuvo su origen. En sus orígenes fue un perro de caza mayor y durante generaciones fue usado por los guerreros del Japón como perro de defensa y ataque. También fue usado para cazar osos . Es un perro fácil de entrenar y de un carácter muy equilibrado. Cariñoso y protector con la familia, desconfiado con los extraños, aunque no atacará por capricho. Es un perro poco ladrador y de aspecto majestuoso. En la actualidad, el Akita es internacionalmente la raza más popular de origen japonés, es considerado el perro nacional de Japón y en 1931 fue designado Monumento Nacional. El Akita-Inu (Perro Akita) es el más alto de los perros japoneses y a través de los años este perro ha sido, perro de pelea, símbolo de riqueza y prestigio (poseer un Akita era un honor sólo permitido a la nobleza), símbolo y talismán de buena suerte, tanto que, una estatuilla del Akita se da cuando nace un bebe o cuando alguien se enferma.

AKITA AMERICANO.

El Akita americano es una raza de perros (conocida también como Gran Perro Japonés). Este perro de estructura sólida tiene sus orígenes en Japón, en 1603 donde sus primeros antepasados provienen de la región de Akita. Originalmente, la historia del Akita Americano era la misma que la del Akita japonés. A partir de 1603, provenientes de la región Akita, los perros llamados “Matagi Akitas” (perros de tamaño mediano para la caza del oso). Al finalizarse la segunda guerra mundial, el número de Akitas se había peligrosamente reducido y los perros venían en 3 formas diferentes: 1) Matagi Akitas 2) Akitas perros de pelea 3) Akitas/Pastores alemanes. La situación de la raza estaba mal. Un gran número de Akitas de esta línea de sangre, que presentaban rasgos exteriores característicos de la influencia del Mastiff o Pastores alemanes, fueron llevados a EEUU por militares estadounidenses. Los Akitas pertenecientes a la línea Dewa eran perros inteligentes y capaces de adaptarse a diferentes ámbitos. Encantaron a los criadores en EEUU y la línea de sangre fue desarrollándose gracias al aumento progresivo del número de criadores con una popularidad duplicada. Al alejarse cada vez más de su origen se crean 2 ramas: El Akita de linea americana que es un animal con una orientación hacia la defensa y que puede presentar máscara negra e incluso con cabeza negra; mientras que su “hermano” Japonés, el Akita de línea japonesa es más afable y con máscara blanca, o el famoso Urajiro, ya que el estándar de la raza Akita inu, modifica el color y la máscara negra. Fue así, que en los años 1999 se da el cambio de nombre que hace que se diferencien las dos razas: Al Akita Americano se le llamó “Gran Perro Japonés” y Al Akita Japonés se le llama “Akita-inu”.

CHIN JAPONÉS.

El Chin Japonés o Spaniel Japonés es un perro de raza pequeña, sus ancestros eran chinos y fue introducido en Japón en el siglo XII. Fue exclusivo para la corte y realeza de Japón. Se volvió muy popular en 1853 cuando regalaron unos ejemplares a la Reina Victoria, su expansión general a Occidente se dio en 1987 y fue aceptado fácilmente como animal de compañía. Es un perro muy apreciado en Japón, criado exclusivamente como mascota, todo lo que se puede desear de una mascota el “Chin japonés” lo encarna. Es alegre, se adapta bien a espacios reducidos, muy afectuoso con su amo, bueno con niños, muy inteligentes. También tiene fama de inquieto y travieso, llevándose bien con otros animales, se expresa muy bien a través de pequeños ladridos y gruñidos. Tiene un pelaje que necesita cuidado y cepillado frecuente y visitas a la peluquería. Posee una apariencia muy similar a la del Pequinés, pero sus patas son más largas, el color del pelaje es distinto. Otro dato importante es, su larga longevidad, de media 15 años, llegando muchos ejemplares a más de 18 años de vida.

HOKKAIDO-INU.

El Hokkaido-inu, es una raza de perro, también conocida bajo los nombres de Ainu-kenSeta y Shita. En Japón, su nombre se acorta a Dō-ken. El Hokkaido es originario de la prefectura de Hokkaido. Se cree que los Hokkaido tienen su origen en los Matagi-ken, una raza traída por los Aino desde la región de Tooku en el periodo Yomon. Posteriormente, los Yayoi trajeron una raza distinta a Tōhoku, pero el aislamiento de Hokkaido derivó en que esta línea de perros Jōmon tuvieran una menor influencia por parte de los Yayoi. En 1869, el zoólogo inglés Thomas W. Blankiston le dio a la raza el nombre de Hokkaido. La raza fue muy útil en la búsqueda de sobrevivientes en una expedición de la armada que había quedado atrapada en una fuerte nevada, cuando estaban cruzando las Montañas Hakkoda de la Prefectura de Aomori, en 1902. En 1937, el Ministerio de Educación designó a la raza como monumento natural, nombrándola oficialmente con el nombre de Hokkaidō-inu. La raza es conocida por su fidelidad hacia su amo, su valentía y su habilidad para soportar el frío, entre otros rasgos. Tienen un sentido de orientación innato y, por lo tanto, pueden regresar hacia su amo, sin importar cuan grande sea la distancia. Esta raza tiene la capacidad inusual de luchar contra el oso pardo de Hokkaido, o Higuma, para proteger a su dueño. La forma en que logran esto es montándose en el cuello del oso y hundiendo sus incisivos superiores e inferiores llenos de fuerza dentro de la dorsal del cuello del oso, hasta que este se retire. A pesar de su larga historia como una especie trabajadora, el Hokkaido combina los roles de mascota y de cazador. Esta raza no debería poder correr libre alrededor de otros animales. Son buenos con los niños si fueron criados con ellos desde que son cachorros. Estos perros no son recomendados para la vida de apartamento. Son moderadamente activos y se sentirán mejor en un patio más grande.

KAI-INU.

El Kai-inu, también conocido como Tora-ken o Kai Tora-ken, procede de los perros de talla mediana que vivieron antiguamente en Japón, se establece su origen en el distrito Kai (departamento de Yamanashi), su pelaje atigrado es una nota característica de estos perros y varia desde el negro al rojizo, han sido utilizados en sobre todo, en cacerías de jabalí y venado, se supone que su capacidad y tendencia para formar jauría, fue determinante para mantener la pureza de la raza. En 1934 la raza fue declarada, “Monumento Natural”. El Kai-inu es un perro que aunque de talla mediana – grande, es muy fuerte, musculatura bien desarrollada y bien proporcionado, sus características más especiales como perro de zonas montañosas son, sus extremidades fuertes y articulaciones tibio-tarsianas excepcionalmente desarrolladas. Es un perro despierto y vigilante, conocido por su fuerza física y agilidad, Kai Tora-ken es una raza activa, que disfruta de la natación e incluso de la escalada a arboles. Estos perros son muy inteligentes y fáciles de entrenar debido a su obediencia natural y respeto por el hombre. Como perro domestico, es dedicado, amante fiel y cariñoso con su amo. Es una raza poco frecuente fuera de Japón y es muy complicado de obtener un ejemplar.

KISHU-INU.

El Kishu-inu o Kishu-ken, es una raza desarrollada sobre todo en las islas de Japón durante varios siglos, desciende de perros de tamaño mediano y su nombre proviene de la región de Kishu hoy la prefectura de Wakayama, esta raza es similar al Akita-inu y Shiba-inu, ya que proviene del cruce de ambas, puede ser confundida con la variante blanca del Hokkaido-inu debido a su similitud. En origen, la raza se utilizo para la caza del ciervo, como el Shiba-inu, es un hábil cazador, tiene facilidad para acechar a sus presas en silencio y no suele ladrar demasiado. Su pelaje es muy parecido al del Shiba-inu, pero siempre en color blanco.

SHIBA-INU.

El Shiba-inu o Shiba-ken, es una raza muy antigua, aunque pese a su antigüedad no está clasificada por la FCI dentro del grupo “Perros Primitivos”, sino como “Perros Spitzs”. Sus orígenes surgen en el Asia Meridional, registrándose los primeros indicios de la llegada de este perro al Japón sobre el año 2000 A.C. y eran descendientes de perros salvajes del Sur de China. Como la mayoría de los perros japoneses, fue utilizado en sus orígenes para la caza en las montañas muy accidentadas y pobladas del centro del país. También se usaba en bosques donde habitaba el faisán de montaña (el yamadori) y otras presas de plumas e incluso pequeños mamíferos. Se dice que cazaba también zorros y corzos. El hábitat del Shiba era el área montañosa frente al Mar del Japón. A finales del siglo XIX estuvo a punto de desaparecer al convertirse la caza en un deporte, hecho que facilitó la introducción en el país de perros de otras razas europeas, especialmente Setters y Pointers, y el cruce entre las diferentes razas, llegando a ser difícil el hecho de encontrar un shiba puro. Por fortuna y gracias a la colaboración entre intelectuales y cazadores se unieron esfuerzos para salvaguardar la raza y mantener líneas puras. En plena II Guerra Mundial de nuevo estuvo a punto de desaparecer la raza, pudiendo salvarse tres líneas de sangre: las San In Shiba, Mino Shiba y Shin Shu Shiba, siendo la última la más popular. A partir de estas tres líneas se desarrolló el Shiba actual. En 1920 se le aplicó el nombre de “Shiba” a la raza (inu sólo significa “perro” en japonés) y en 1934 se confeccionó el estándar de la raza, declarándose “monumento natural del Japón” tres años más tarde, hecho que demostraría el interés del pueblo japonés por preservar y proteger sus razas autóctonas caninas. Después de esta difícil andadura hasta nuestra época actual el Shiba Inu se ha convertido en el típico perro de compañía japonés, y pese a que varias razas europeas se han estado introduciendo durante estos últimos años con fuerza en Japón podemos decir que el Shiba sigue el perro de compañía por excelencia dentro de la cultura japonesa. A este pequeño perro se le ha llamado Shiba desde hace mucho tiempo, con varias teorías acerca del desarrollo de ese nombre. Una primera explicación popular es que la palabra Shiba significa “pequeño arbusto” y que a esta raza se le llamó así, justamente por ser utilizado en la caza de pequeños animales que se ocultaban entre matorrales. Otra posible explicación a este mismo kanji es debido al pelaje del animal, de color rojizo, semejante al color de estos matorrales en la época de Otoño. Una tercera teoría es la del antiguo significado de “Shiba”, refiriéndose a “pequeño” o “poco”, pese a que está en desuso esta definición desde hace mucho tiempo. Después también está la conjetura que combina estas posibles explicaciones, refiriéndose a este animal como “perro pequeño del arbusto”. Es un perro pequeño, robusto y bien proporcionado. Cuello fuerte y bien musculado, expresión atenta. Perro de movimientos rápidos y fáciles, la altura a la cruz y la longitud debe tener una relación de 10:11. Es un perro muy activo, dócil y leal para sus dueños. La cola de implantación alta, espesa y enroscada al dorso en forma de hoz, de pelaje corto, áspero y derecho; el subpelo es suave y denso, en la cola el pelo es ligeramente más largo y direccionado. El color, rojo, negro y fuego (Black & Tan) y sésamo negro y rojo. El color blanco no está aceptado para exposiciones o competiciones de belleza regidas por la FCI.

SHIKOKU-INU.

El Shikoku-Inu, también es una raza de perro originaria de Japón y más concretamente de la isla de Shikoku. Es una de las razas menos conocidas, incluso dentro de Japón. También recibe los nombres de Kochi-ken, Mikawa-Inu o Perro lobo. En 1937 fue declarado Monumento natural de Japón. Su aspecto recuerda al Shiba-inu pero de mayor tamaño. Fue utilizado para la caza del jabalí y del ciervo Se distinguen 3 variedades en la raza, la Awa, la Hongawa, y la Hata, según la región de Shikoku donde fueron criadas. Los perros de la variedad Hongawa están considerados como los de mayor tipicidad y que conservan el mayor grado de pureza al ser la región de origen una zona remota y de difícil acceso. Se cree que el Shikoku-inu desdeciende directamente del desaparecido lobo japonés. Debido a su gran resistencia y coraje, fue elegido como referencia para realizar cruces con otras poderosas razas y así crear el conocido perro de guerra, el que se considera el perro más poderoso de las razas japonesas, el “Tosa-inu”.

SPITZ JAPONÉS.

El Spitz Japonés o Nihon Supittsu, es un tipo de spitz. Es muy leal y cariñoso, siempre atento a su amo y al mundo que le rodea, lo que convierten a este perro en una magnífica mascota. Puede vivir en paz con todo el entorno familiar. Presenta una gran adaptabilidad a los cambios. También presenta fácil convivencia con animales de otras especies, y si no fuera así su gran inteligencia le lleva a comprender fácilmente que debe convivir con ese animal.Algunos ejemplares presentan un carácter dominante, por lo que puede crear pequeños conflictos. También convive fácilmente con niños. Presenta un gran nivel de inteligencia, por lo que es fácil de educar. Su cuerpo atlético y esbelto le convierte en un gran atleta, por lo que puede ser utilizado para la practica del Agility. No necesita demasiado ejercicio físico, aunque si que le encanta correr. Necesita algo de tiempo y dedicación, porque aunque no es un perro que esté siempre pendiente de la familia y es un poco individual, siempre prefiere estar acompañado. Su pelo no requiere grandes cuidados, puede ser bañado una vez al mes, pero es recomendable espaciarle más los baños 1 vez cada 3 meses, por ejemplo. Su pelaje repele el polvo y si se ensucia con barro o tierra, solo necesita un cepillado para estar limpio de nuevo. No necesita cepillados diarios, con una vez por semana es suficiente. En épocas de muda, si no desea barrer pelo, debería cepillarlo una vez al día, pero no es estrictamente necesario. A nivel de mudas y soltar pelo, presentan mudas estacionales, en cambios de temperaturas altas a bajas y viceversa. Dependiendo de la zona en la que cada uno resida, estas mudas se producirán en épocas del año distintas, pero normalmente en primavera y otoño. También presentan, cambios de edad, es decir, una muda abundante a los 5 meses de edad, para el cambio del pelaje de cachorro a joven y otra muda abundanto entorno al año de edad, con el cambio de pelaje de adolescente a adulto. Las hembras presentan mudas también durante las épocas de cambio hormonal, como celos, gestación o lactancia. Es una raza realmente maravillosa y destinada a la vida en familia, muy recomendable para todo tipo de persona.

TERRIER JAPONÉS.

El Terrier Japonés, Terrier Nipon o Nihon Teria, es un perro poco conocido y fue criado para la compañía y no para la caza (como la mayoría de la familia de los Terrier). El origen del Terrier Japonés es reciente, aunque sus ancestros son el Fox Terrier de pelo liso, llevados ha Nagasaki por comerciantes de los Países Bajos en el siglo XVII, hasta la década de los años 20 en el siglo XX, no se comenzó a planificar la raza y la cría estandarizada. Los Terrier que llegaron a Japón en el siglo XVII fueron cruzados con perros locales de talla pequeña y las generaciones siguientes, ya se criaban como perros de compañía, especialmente en los puertos de Yokohama y Kobe.  El comienzo de la planificación con respecto a la raza comenzó en 1920 y para 1930 ya se criaban con el estandar actual. En 1930 el Kennel Club japonés, reconoció la raza. En la actualidad, estos perros siguen siendo raros de ver y poco conocidos incluso en Japón. El Terrier Japonés, es un perro pqueño, compacto y elegante. El pelaje es muy corto, liso, denso y lustroso; es tan corto que se pueden apreciar a través de su pelaje facilmente, las manchas naturales de la piel, el color predominante es el blanco y a veces presenta manchas negras y fuego, pero en la cabeza siempre se encuentran dichas manchas. En cuestión de temperamento, el Terrier Japonés, es muy vivo, juguetón y muy alegre, no es nada agresivo, tiene un carácter más suave a diferencia de otros Terrier y su lealtad a su familia, es inquebrantable.

TOSA-INU.

El Tosa-inu, Tosa-ken o Mastiff Japonés, es una raza de perro originaria de Japón. Moloso de aspecto imponente, es una de las razas favoritas por los amantes de los perros de gran tamaño en todo el mundo. La raza surge a mediados del siglo XIX, cuando se cruzan diversas razas europeas de gran tamaño (Gran Danés, Mastín, BullDog, braco alemán) con el autóctono Shikoku-inu. En España está considerada como una raza potencialmente peligrosa de perros por Real Decreto, por lo que para su posesión se debe obtener la Licencia para tenencia de perros potencialmente peligrosos y registrarlo en el Registro Municipal de animales potencialmente peligrosos correspondiente. Una de las cosas que se exige para obtener esta licencia es poseer un seguro de responsabilidad civil a terceros. El Tosa Inu varía considerablemente de tamaño. Los ejemplares criados en Japón tienden a tener la mitad del tamaño de los ejemplares criados en el resto del mundo. Los ejemplares japoneses suelen pesar entre 35 y 55 kilos, mientras que los ejemplares extranjeros tienen un peso que oscila entre los 60 y los 100 kilos. El manto se caracteriza por ser corto y de suave apariencia y a menudo es rojo, atigrado o pardo claro. El mantenimiento de su pelaje es mínimo.

 

EL PERRO EN EL JAPÓN ACTUAL.

Hoy en día los japoneses conviven en armonía con sus mascotas y aunque en algunos edificios está prohibido tener mascotas debido a que no a todo el mundo le gustan y el respeto a la comunidad es enorme, también son capaces de construir edificios enteros, exclusivamente para familias que tengan mascotas, llegando a incluir en los propios edificios, peluquerías para mascotas, jardines para perros, tiendas y cafeterías donde poder entrar con perros o gatos; esto no se queda aquí y los propios apartamentos de dichos edificios, están diseñados para la convivencia con perros y gatos, teniendo todas las puertas de la casa con su propia puerta para animales, enchufes de luz más altos para prevenir accidentes, zonas en las habitaciones para perros o incluso vigas y espacios con estanterías, rampas y demás, para gatos.

En Japón hay empresas que ofrecen diversos servicios para propietarios y sus mascotas; desde restaurantes para acudir con tu mascota y poder servirle un menú especial (a base de verduras, carnes, pescados, etc) para ella, mientras tu disfrutas de tu comida. Cafeterías donde puedes entrar con tu perro a tomar algo y le servirán bebidas especiales para mascotas. Incluso existen cafeterías y tiendas donde pueden acudir personas que les gusten mucho las mascotas, pero no tienen la oportunidad tener una y en dichos locales pueden disfrutar de la compañía o incluso paseo con perros o gatos propiedad de estos locales, ofreciéndoles un servicio de “Animal de Compañía”. Hay empresas que ofrecen servicios de búsqueda de mascotas desaparecidas o extraviadas, desplegando dispositivos de búsqueda muy efectivos, que sonrojarían a algunos cuerpos de seguridad. Para que veáis como funcionan algunas de las empresas de dichos servicios, clickar en el siguiente link y podréis ver de lo que os comento en este artículo www.evoldog.jp/work/restaurant.html

Existen en las entradas de algunos comercios “aparcamientos para perros”, ¡Si! ¡Si! ¡lo que habéis leído! puedes ir a hacer la compra, llegar al supermercado y dejar a tu perro aparcado en una especie de parquímetro para perros, mientras tu realizas las compras. En algunas calles, hay exclusivas fuentes para perros o espacios con circuitos de aparatos para realizar ejercicios deportivos con tus perros. Japón es un país que demuestra con hechos, comprender lo que es la convivir en sociedad con sus mascotas, con una forma modernista de compartir sus espacios, darles la importancia que tienen las mascotas para sus habitantes y asumir la responsabilidad y deber que conlleva, respetar a todos los pensamientos. Japón es el segundo país en el mundo después de los USA en relación de mascotas por habitantes. Para un japonés su mascota debe de estar en perfectas condiciones físicas y mentales, la imagen que proyecten sus mascotas al exterior es como un estandarte familiar. En mi viaje a Japón, me llamaron la atención muchísimas cosas, pero en relación a los perros, una fue que no se veían perros sin dueño o abandonados y los que se veían con sus dueños, puedo asegurar que estaban muy bien cuidados; vi varios Shiba-inu, que aparte de ser la raza más extendida en Japón, es una de mis razas favoritas, creo (y esto lo pienso yo), que el Shiba-inu representa a la perfección el carácter y sentir del pueblo japonés.

(fuentes: gaijinjaponkirainetwikipediaelvoldog.jpshibaspainNaoko Matsuo, Daniel Mora y Jorge Andreu)

1 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *